El aluminio es un material ligero, blanco pero resistente, de aspecto gris plateado. Su densidad es aproximadamente 1/3 de la del acero. Es muy maleable y dúctil y es apto para la fabricación de letreros corpóreos especialmente para exteriores. Su ligereza, resistencia a la corrosión y la versatilidad de acabados en esmaltes y anodizados lo convierten en una opción muy recomendada por su alta durabilidad.

 

Estas letras, en comparación de las letras de acero inoxidable, se pueden someter a un proceso de pintura o esmalte.